Tuesday, November 29, 2005

TRICOMONIASIS

La tricomoniasis es causada por el Trichomonas vaginalis, parásito protozoario unicelular de cola tipo látigo que utiliza para impulsarse a través del moco de la vagina y la uretra. Esta enfermedad transmitida sexualmente se presenta a nivel mundial.
En los Estados Unidos, la mayor incidencia ocurre en mujeres entre los 16 y 35 años de edad. Este protozoario causante de la enfermedad no puede sobrevivir en la boca ni en el recto y, por lo tanto, se transmite durante las relaciones sexuales del pene a la vagina o por medio del contacto de vulva a vulva de la pareja infectada.
Los síntomas de la enfermedad son bastante diferentes en hombres y mujeres. En los hombres, la infección, a menudo, no presenta síntomas, es asintomática y desaparece espontáneamente en algunas semanas. Los hombres sintomáticos pueden experimentar una picazón uretral leve o secreción, ardor ligero después de orinar o eyacular y a veces pueden presentar prostatitis o epididimitis por la infección. Las mujeres presentan una secreción vaginal espumosa blanca-verde o amarillenta, de olor fétido. El volumen de la secreción puede ser considerable. Puede ocasionar picazón en los labios y parte interna de los muslos, y los labios pueden inflamarse.
La información sobre la incidencia y presencia de la tricomoniasis no es tan completa como la de gonorrea y sífilis. Las cifras indican que es una infección que se encuentra frecuentemente y que más de la mitad de mujeres con gonorrea también presentan tricomonas. Con frecuencia, las personas con una enfermedad de transmisión sexual diagnosticada, tienen una o mas infecciones transmitidas sexualmente.

Síntomas
En la mujer:
Incomodidad durante el coito
Picazón vaginal
Secreción vaginal profusa, amarillo-verdosa, espumosa con olor fuerte o fétido (mal oliente)
Inflamación de los labios o picazón en la vulva
Picazón en el interior de los muslos
En los hombres
Sensación de ardor después de orinar o eyacular
Picazón en la uretra
Leve secreción de la uretra

Signos y exámenes
Un examen pélvico revela ronchas rojas en la pared vaginal o cuello uterino. También podría revelar un cuello uterino inflamado, con el aspecto característico de una "fresa".
Una preparación húmeda (evaluación microscópica de la secreción) revela tricomonas que se mueven rápidamente (motilidad) en la secreción vaginal.
Un frotis de Pap puede también detectar la presencia del organismo.
En los hombres la enfermedad puede ser difícil de diagnosticar si no se realizan las técnicas de cultivo apropiadas, pero el tratamiento es posible si la enfermedad se diagnostica en las compañeras sexuales. El tratamiento también se puede realizar en los hombres, si se presentan síntomas continuos de sensación urente o picazón a pesar de haberse tratado la gonorrea y la clamidia.

Tratamiento
Se prescribe tratamiento con antibióticos para curar la infección y el metronidazol es el más comúnmente usado.
Es importante evitar las bebidas alcohólicas durante el curso del tratamiento y hasta 48 horas después de haber terminado los antibióticos. Las bebidas alcohólicas mezcladas con el metronidazol pueden provocar náuseas y vómito severos. Así mismo, se deben evitar las relaciones sexuales hasta terminar el tratamiento.
La pareja sexual debe considerarse infectada y debe recibir el tratamiento al mismo tiempo, incluso si no presente síntomas.

Complicaciones
Si la infección se prolonga puede causar cambios en el tejido de la superficie cervical. Estos cambios se pueden observar mediante un frotis de Pap de rutina. En tales casos, debe darse inicio al tratamiento y se debe repetir el examen de tres a seis meses después de completar un tratamiento exitoso.
Es importante tratar esta enfermedad para prevenir los síntomas y que los compañeros sexuales se contagien, la tricomoniasis puede también aumentar la probabilidad de adquirir el VIH de un compañero infectado.

Prevención
La tricomoniasis está presente en la población sexual activa de todas las edades y la relación monógama con una pareja sana y conocida es la mejor manera de reducir el riesgo de ésta y todas las demás enfermedades de transmisión sexual.
A excepción de la abstinencia total, los condones siguen siendo la mejor protección y la más confiable contra ésta y otras enfermedades de transmisión sexual y se deben usar consistente y correctamente. Ver comportamientos sexuales seguros.

2 Comments:

Blogger Jhair Andrés said...

me parece una pagina muy educativa ademas tienes muy buenas imagenes

6:56 AM  
Blogger Jhair Andrés said...

me prece que tu pagina es muy buena

6:57 AM  

Post a Comment

<< Home